Manual de fotografía de calle

Yo hago fotografía callejera, y siempre voy con mi LX100. Aquí muestro retazos de mi experiencia de la lectura de este libro.

9 de abril de 2020

Autor: David Gibson

Editorial: Blume

ISBN.: 978-84-16138-27-2

Un libro que hay que tener cerca.

Yo hago fotografía callejera, y siempre voy con mi LX100. Gracias a una recomendación en un blog, me propuse la lectura de este libro al comienzo del proyecto «Sobre Asfalto» pero lo postergué por la lectura de «Manual de fotografía para jóvenes».

El tema de este libro es la enseñanza de la fotografía callejera. Yo entraba en los fotógrafos a los que está dirigido este libro, para aquellos que ya tienen un dominio de la cámara básico y quieren avanzar.

No es un libro críptico.

El estilo es sencillo, conciso y ausente de tecnicismos. Lo pude seguir sin dificultad (la traducción al español, claro). El contenido está estructurado en capítulos que me facilita el acceso a la información una vez leído. El autor1 muestra un relato de su visión de la fotografía callejera que la hace muy accesible, en ella se mencionan pocos lugares exóticos e inalcanzables. La mayor parte de la tomas mostradas en el libro, por su composición y temática, se hubiesen podido realizar aquí —en Zaragoza— ó en tu lugar de residencia). David Gibson muestra un elenco de fotógrafos, muchos de ellos activos (algunos publican en Flickr). He encontrado multitud de sugerencias para la composición de mis fotografías, en la temática para mis capturas, en la realización de proyectos. Contiene referencias textuales y gráficas a numerosos autores que son reseñados en el libro. No me costó mucho comprender que es un fotógrafo que tiene en la calle su medio natural.

Dada la amplitud de la fotografía callejera, lo que no me encontré fue una acumulación de recetas para hacer fotos, el propio autor insiste en este aspecto en la introducción. Tampoco leí disecciones y exégesis de fotografías, técnicas de captura y ediciones —revelados—, etcétera. Parece que el autor me entiende y se pone a mi nivel, ya que llevo muchos años en el nivel 1 (dominio de la cámara). En el libro el autor también huye de hacer una compilación comentarios de cámaras y marcas.

La realidad.

La lectura de este libro me ayudado en mi conocimiento de la fotografía en su plenitud, es decir la que ayuda a capturar el significado (como relato en el final del articulo sobre la AFZ. David Gibson aporta su definición de la fotografía callejera, algo que ayuda a comprender mejor el libro.

«Ofrecer una definición de la fotografía de calle, espiritual y prosaica, es un de los temas subyacentes de este libro. Una descripción rápida es que la fotografía de calle es cualquier tipo de fotografía que se toma en un espacio público. Generalmente, se ocupa de gente cualquiera en su vida. El valor principal de la fotografía de calle es que nunca está preparada: este aspecto no es negociable porque la base fundamental de la fotografía de calle es precisamente que es real.» David Gibson.

Este libro me a servido para ver aspectos de mis fotografías en las de los autores que ha seleccionado, lo que me alegra ya me ayuda a valorar mi aprendizaje. Lo tube señalado para la creación del proyecto Sobre Asfalto dada la temática coincidente con el libro, habría sido una gran ayuda sino lo hubieses restaurado por «La visión fotográfica». Una vez leído y comprendido, he acumulado motivos para seguir ahondando en este ámbito de la fotografía —la callejera claro. A buen seguro es un libro que recomendaré y qué puede ahorrar muchos viajes a todos los que quieran iniciarse.

Tirarse a la calle sin conocer la fotografía callejera puede ser una opción, pero a mi este libro me ha demostrado su utilidad, más incluso que el «La visión fotográfica». Dada su organización capitular del contenido, me permite acceder a él cuando lo necesite en algunos de mis proyectos que tengo en marcha.

Mas cerca mejor, ¿siempre?

Me he encontrado con los procesos creativos de los fotógrafos que hace mención en el libro, el aserto «Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es porque no te has acercado lo suficiente»2 es un estereotipo. De tal modo que hay que hacer fotografías en la calle con la cámara qué se tenga, y a la distancia que se pueda. Hay más mitos que me resulta tedioso relatarlos, pero en mi artículo sobre la AFZ apunto algunos más.

Lo que trata de demostrarme el autor en todo momento es: la importancia que tiene la composición y el control de la luz para crear una visión propia de la fotografía callejera. Sobre todo sí es la primera vez.



  1. Para conocer más sobre el autor puedes leer el artículo de Pablo Belice, «Escribir sobre grandes fotógrafos me pone en mi lugar», Stafmagazine.com , 10 de Febrero de 2020, https://stafmagazine.com/features/david-gibson/ ↩︎

  2. En este artículo esboza quien es el autor de la mañida frase. Sangrego, «Robert Capa: Lo suficientemente cerca.», xatakafoto.com, 12 de agosto de 2009. https://www.xatakafoto.com/fotografos/robert-capa-lo-suficientemente-cerca ↩︎

La entrada «Manual de fotografía de calle» aparece primero en nicolasbeltranlopez.es

Nuevo rumbo a partir de “Poética fotográfica”

Mi experiencia de la lectura del libro de fotografía “Poética Fotográfica” del autor Lloren Raich Muñoz.

24 de agosto de 2017

Portada:

Portada de Poética Fotográfica
Poética fotográfica. Autor Lloren Raich Muñoz ISBN: 9778-84-15715-42-9 Editorial: Casimiro Libros, Madrid.

Mi experiencia

He leído un número de artículos para ver que destacan de “Poética fotográfica”. Pero para ser novedoso y humilde mostraré mi experiencia durante la lectura del libro. Ha pasado tiempo y algunos libros sobre técnica fotográfica he aprendido, y otros de carácter más dogmático poco me han influido. Con “poética fotográfica” me marco un nuevo rumbo.

El autor busca motivar con su libro a todo aquel que lo lea. He de constatar que conmigo lo a logrado, por facilita de forma comprensible los fundamentos del libro: “la realidad como medio” y “la narración como fin”. Es decir, fotografiar la realidad que uno ve y “como” uno la ve.

Cuando tuve una cámara en mis manos, sentí una fuerte atracción a ver la realidad por el visor. Ver la instantánea resultante era el “premio”, el final de la incertidumbre. Mostrar el resultado entusiasmado a los familiares y amigos era el último paso y el premio final.

Durante muchos años a sido así hasta que llegó la AFZ  (aquí muestro mi visión de lo que me aportó la AFZ para mi). Con AFZ intercambio conocimientos y experiencia, además de tomar conciencia de otros autores que me han intrigan. Sobre todo las fotografías de grandes autores. He intentado emularlos. En especial el tema del paisaje, al que pude aportar mi carga personal. Véase “Turieto o el camino a Ordesa“) una visión de la naturaleza por la que puedo expresar lo que llevo dentro.

Siguiendo con mis impresiones del libro. En el repertorio de datos históricos de la fotografía que muestra el autor, siempre subyace una idea: la realidad es el medio para revelar lo que se oculta al ver, y la forma de lograrlo es la narración fotográfica. Es decir, el lector puede hacer que sus fotografías tengan una lectura denotativa y otra connotativa. ¡En cristiano! desde la sola elección del encuadre ya aporta algo de significado a la foto. Que desde una única foto a varias pueden contener el mismo significado. El significado de la foto viene de la forma en que se fotografía. Añadiendo mas aspectos de la lectura del libro. El planteamiento que me ofrece la lectura del libro es:

  1. Un repaso de la historia de la fotografía con obras señeras.
  2. Me pone en frente las limitaciones de mi visión de la fotografía, comparadas con los logros de otros fotógrafos.
  3. Poética fotográfica por sus dimensiones, no puede ser definitiva o resumen de lo que ha supuesto la fotografia en su conjunto.
  4. Explica el proceso creativo de las obras de los autores, en este punto es donde veo mi lejanía ó cercanía de mi perfil como fotógrafo.
  5. Me ayuda a comprender los procesos creativos de las obras de los autores propuestos.
  6. Me permite comprender mejor las obras y también las mías. Puedo añadir aspectos que desconocía y perfeccionar otros de mi proceso fotográfico.
  7. En ocasiones su lenguaje es críptico, pero en su mayor parte es comprensible.
  8. Destacar que *Poética fotográfica* vale cada euro que cuesta.

Un nuevo rumbo.

Mientras tenía la fotografía como un entretenimiento el mejor reconocimiento publico era: “parece una postal” ó “sólo haces postales”. A lo que llego a AFZ mi fotografía toma un nuevo rumbo, perfeccionando la técnica he incorporando el proyecto como herramienta fotográfica. Y creando en mi las condiciones que me permiten comprender el valor del libro que comento.

Es verdad que domina la fotografía documental, en todas sus variantes. En la AFZ también. Añado otros tantos temas fotográficos unos al alcance de la mano y otros más lejanos —retrato, bodegones, paisaje, moda, etcétera—. Todo lo anterior se empequeñece a la luz de lo que ofrece “Poética fotográfica”, es decir un espacio creativo mayor con cuantiosas referencias.

Lo que permite este libro es volver la vista al origen de la fotografía. En ese origen, hay un muestrario de estilos todavía para mi inexplorados. El reto que lanza a un fotógrafo aficionado como yo: como cuento lo que cuento (un enlace para ver: nicolasbeltranlopes.es/rondando).