Un libro para iniciarse en la práctica de la fotografía.

Iniciación a la fotografía de la mano de Eduardo Momeñe.

La visión fotográfica. Curso de fotografía para jóvenes fotógrafos . Eduardo Momeñe . ISBN: 9788461322435

Un libro para iniciarse en la práctica de la fotografía.

Iniciación a la fotografía de la mano de Eduardo Momeñe

El texto que estás empezando a leer yo pretendo dar unas pinceladas de mi experiencia durante la lectura del «La visión fotográfica». Me considero un aficionado la fotografía con algunos años de recorrido, y he leído libros que me han ayudado conocerme como fotógrafo, otros han aumentado mis conocimientos, otros me han motivado. El autor (Eduardo Moñemé en adelante E.M.) considera a su libro dentro de aquellos libros de iniciación a la fotografía. Yo reconozco que al leer «La visión fotográfica» me ha venido muy bien tener experiencia fotográfica.

Mi cuaderno de trabajo resultante de los ejercicios del libro.

Un libro pro activo.

«La visión fotográfica» carece de índice, con lo que deduzco que no se puede usar como manual. No hay notas al pié de página, ni notas bibliográficas, los capítulos no están relacionados con un índice al inicio del libro, no hay un índice de conceptos, y tampoco onomástico. E.M. en la introducción me pone ante la elección de seguir la lectura de tirón ó apostar por una actitud activa. Reconozco que inicié la lectura con ilusión ya que el E.M. me estuvo incitando continuamente a visualizar mediante un ordenador o tableta gráfica (con conexión a la red informática) las obras de los autores que ha seleccionado para su libro. Entre los aficionados a la fotografía con los que me he codeado existe el aserto por el que el aprendizaje se realiza en cursos y talleres presenciales. Yo opino que es un estereotipo y tras la lectura activa de «La visión fotográfica» pude comprobar que muchas fotografías famosas han requerido un trabajo anterior, como pude comprobar al consultar las citas propuestas por E.M. en su obra. Conforme realizaba las tareas que propone E.M. fui desarrollando un cuaderno de trabajo. Las notas que dejaba en los anteriores libro escrutados por mi dejaron paso a una búsqueda de imágenes, anotaciones registras en el cuaderno ya mencionado. Este libro se aleja de los libros de fotografía técnicos (más conocidos como recetarios). Ya que a través del texto y prácticas que propone el autor busca que me reconozca en las fotografías que voy recopilando. En definitiva notaba en todo momento el empuje de E.M. a conocerme y aprender fotografía observando otras fotografías. Este libro no lo voy a usar para resolver dudas en un momento dado. Pero me ha servido para conocerme mejor como fotógrafo y dar el valor que merece la fotografía callejera. Otros lectores aterrizarán en otros lares.

¿Hay que leer este libro?

Depende en qué momento formativo como fotógrafo té pille. Yo fui a él ávido de conocimiento y ya tenia cierta experiencia fotográfica, y mi juventud estaba en el baúl de los recuerdos. A este libro le viene bien el apelativo «curso» ya que trata de enseñar. Pero ha tenido carencias que me llevan a otros: cómo comprender la fotografía que estoy viendo en un momento dado como lo hice con «Poética fotográfica»1. Mi formación como fotógrafo ha tenido y tiene etapas. La primera se puede titular como el dominio de la cámara, el segundo el dominio del encuadre y la luz, y tercero el dominio del relato y la historia. Así como un grado de compromiso que me lleva a usar la fotografía como un medio. La lectura de este libro me ha ayudado a dejar atrás esa visión de la fotografía centrada en la máquina y las técnicas. Me deja su lectura alguna herramienta para disminuir mi ignorancia fotográfica, y poder aprender viendo las fotografías de otros. Y hago una aseveración: sin conocimiento de lo que se fotografía, ésta queda coja. He descubierto en este libro que para conocerme como fotógrafo no hace falta dominar técnicas fotográficas sino comprender las fotografías de otros. Y pude reducir mi dependencia de la cámara y de los mitos que pueblan las conversaciones entre aficionados. Por ejemplo: la foto única o solo con hacer una foto buena basta. La fotografía requiere de disciplina, constancia, compromiso, el autor lo da por echo. Después de la lectura en encontrado ayuda a orientar los pasos a dar en esta afición. Ha sido interesante leer este libro ya que se sale de lo habitual en los libros de fotografía cuyo destino es la enseñanza.


  1. https://nicolasbeltranlopez.es/wp/de-todo-un-poco/nuevo-rumbo-a-partir-de-poetica-fotografica/ ↩︎

Esta entrada aparece primero en www.nicolasbeltranlopez.es.